Déjame llamarte amor.   8 comments

 

Déjame amarte sin contenciones,

sin límites, sin medidas,

déjame aparcar la timidez

y los juegos de palabras omitidas…

derramarte el amor en olas de susurros delirantes,

déjame llamarte amor,

por primera vez,

sin disfraces,

sin que me avergüence,

sin que te sonrojes,

deja que mi voz te diga

lo que muere por decirte,

déjame que te susurre lentamente

todo por lo que mueres que te diga.

No se darme a trozos,

a espacios, a tiempos,

solo se darme por entero de una vez…

dime, ¿eres fuerte para aguantar el oleaje?…

porque seré niña para mimarte,

hacerte cosquillas y arrancarte risas,

seré pasión

en cuanto mi piel roce tu piel

 y me desbordaré como lava

en ti, para ti,

hasta encenderte en explosión de mil fuegos de colores,

seré amiga para escucharte,

apoyarte, ayudarte a sobrellevar la vida…

Déjame amarte, amor,

sin condiciones, sin pactos, sin obligaciones,

y sobre todo déjame amarte, amor,

sin disfraces,

sólo con mi voz.

 

Publicado 12 agosto, 2010 por Susurros de Tinta en SUSURROS

“Este jueves un relato”: Me acuerdo de ti cuando veo…   4 comments

 
 
 

No me gustan los refrescos que soy de cervecita fresquita y de tapita sibarita, por ello es que esto del régimen a pesar de no pasar hambre, que en realidad como dice mi suegro, no sabemos lo que es eso y afortunadamente, es cierto, no lo sabemos, si que me cuesta eso de llenar un vaso de refresco de cola y hacer como la que me lo tomo con gusto, por eso es que me lo sirvo en copa, con mucho hielo, tal como le gustaba a mi hermano tomarse un “copazo” de ron con cola, con esa cara de disfrutarlo como si fuese algo magnífico y me sabe mejor, y sonrío, si no para fuera, si para dentro y recuerdo la cara que ponía de niño, y ya no tan niño, al mojar en la cola cualquier cosa que tuviese a mano, unos picos de pan, una gamba, una lonchita de jamón ibérico y escucho el “ummmm, que rico, ¿quieres?, pues tu te lo pierdes, luego no digas que no te he ofrecido”, y mi cara de asco absoluto le arrancaba una carcajada contagiosa y terminábamos todos muertos de risa, así que si me veis beber una coca cola ligth, (¿se puede decir marca?) con cara de asco y se me escapa una carcajada, ya sabéis que es mi hermano Diego que anda enredando a mi lado, puede que también veáis el reflejo de alguna lágrima, pero es que aún le echo demasiado de menos y me cuesta nombrarle, por eso os lo he contado de sopetón, todo seguido y sin respirar a penas.

 

“Desde luego nena, mira que eres coñazo, vaya marrón que les has soltado, cuéntales un chiste para que se rían, déjate de régimen y mariconadas y échale un chorrito de ron a eso, que estás muy plasta, ven, que te lo echo yo… “saboria” déjame que te lo eche, no huyas, ¿y un poquito de quesito de este pestoso dentro?, ¿eh?, ummmm, ¡que rico!”…

 

Sigo mirando la coca cola y sigo escuchándole, en realidad mire lo que mire, le escucho…

 

El resto de recuerdos entre dolorosos y tiernos, en casa de nuestro querido Gus.

 

 

Publicado 23 junio, 2010 por Susurros de Tinta en ESTE JUEVES UN RELATO

Te susurraré…   8 comments

 

Mientras te tomas tu descanso de los ciber mundos, te impregnas de polvo y barro de la realidad mundana, desde el fondo del mar yo seguiré susurrándote para que no pierdas el norte y quede un caminito de suspiros sobre el que volver tus pasos cuando te canses de la luz solar, ¿vale?…
Llévate el calor de mi abrazo, la intimidad de nuestras conversaciones, la sinceridad de nuestras confesiones, la sensualidad de nuestros besos, la solidez de este amor que nos tenemos y la tranquilidad de la fidelidad de años conociéndonos, acompañándonos, alegrando o consolando almas tan luminosas como a veces oscuras, las nuestras, que aún tan distintas, se fundieron en una y las combinamos hasta encajarlas en un puzzle imposible de imaginar.
Pórtate mal y cuéntamelo, enamórate de otra y confiésamelo, se cruel y pervertido y refriégamelo, hiérete con las piedras del camino y ruégame que acoja tu llanto en mi regazo, siéntete solo y vacío y pídeme que no te deje solo en la noche oscura, emborráchate de vida y de luz y grítame que no me necesitas en tu lecho y échame de él sin miramientos, pero no te olvides de escribirme, puede que solo se haga realidad lo que vivas cuando pase por mi retina, cuando explote en mi pecho y lo sienta mi piel de escamas de acero.
Somos expertos en convertir la distancia en el más puro de los sentimientos, la volatilizamos con palabras, encontramos la magia de abrazarnos y sentirnos tanto que miremos de reojo dudando si no estamos uno al lado del otro.
Se que volverás y yo estaré esperándote, como siempre…
Rellena la retina de miles de cosas que luego me cuentes, acaricia texturas con tus manos y dime que se siente, muerde todo lo que te apetezca y dime al oído como sabe, pero recuerda que la última imagen, la última caricia y el último mordisco debe acabar en los labios de esta tu sirena, que dentro del mar siempre espera, paciente, tranquila… que regreses.

 

Luis de Burg es mi más antiguo amigos en la red, hemos compartido mucho, soy una de sus más fieles admiradoras, de sus poemas, de sus fotografías, mi Nik de hecho es una foto que le pedí para que fuese mi imagen, de sus dibujos que son espectaculares y esta sirena que me hizo, ya lo he dicho antes, es perfecta, es sublime, soy yo (no en el físico, claro está, que más quisiera yo) y ha captado perfectamente mi personalidad traviesa y tímida que él tan bien conoce, pero sobre todo soy admiradora del hombre que es, al menos del que es para mi, del que es conmigo, porque no somos fáciles de encajar, los dos tenemos nuestro genio, pero siempre hemos superado cualquier pelea.

De hecho hasta él es el responsable de que me sienta sirena en un mar de letras, una de las veces que hablamos me preguntó, ¿qué eres?, yo entendí que quería saber si era hombre o mujer, pero insistió, no, eso es lo que eres fuera de aquí, pero aquí ¿qué eres?, ¿cómo te ves?, ¿eres un animal, un ser mitológico?, por ejemplo, yo soy un demonio, tú que eres… así nació mi cola de pez…

Ha cerrado su espacio, otra vez, y volverá y volverá a cerrarlo, y yo le volveré a hacer una entrada de despedida, pero así es como es esto del ciber mundo, así es Luis y así ni más ni menos es como yo le quiero, vuelve pronto demonio mío, aunque no pienso echarte de menos, nos escribimos….

 

 

 

Publicado 18 junio, 2010 por Susurros de Tinta en SUSURROS

Este jueves un relato: “Bichos”   16 comments

 

 

Tengo un bicho en el corazón.

Solo era un gusanito, al reptar me hacía cosquillitas y me arrancaba una sonrisa allí donde la seguridad más absoluta protegía mi corazón de intrusos, cerradito a cal y canto lo llevaba yo, “entre algodone pa no dañalo”, como dice mi madre con nuestro acento andaluz, pero solo era un bichito, así que abrí una rendijita y lo dejé entrar.

Mi corazón parece que fue perfecto, como caldo de cultivo para una bacteria y el gusanito creció, se convirtió en una crisálida y salió una mariposa hermosa, sus alas me dieron aire allí donde la respiración me faltaba, volando me enseñó mundos maravillosos y espacios perfectos, se alimentaba de latidos y latidos era lo que me arrancaba al habitar dentro de mi revivido corazón.

¿Demasiados latidos, demasiado alimento?, puede ser, puede que creciera demasiado y ya sus alas no cupiesen en tan reducido espacio, puede que me equivocara y no fuese un bichito, si no algo peor, quien sabe, solo se que del cosquilleo del aleteo ha pasado al dolor de mil dientes arrancando a pedazos su carne del interior, al ahogo más absoluto, descarnado llanto inundado en sangre tibia y caliente, la mía, que corre por mis dedos impregnando el teclado de algo pegajoso y espeso, ¡que densa es la sangre!, ni la lluvia la disuelve, ni el sol la atraviesa, no hay mas negro que el que produce este rojo intenso… pero lo mantengo a raya, no dejo que salga, lo guardo dentro, muy dentro, soy fuerte, puedo con todo, eso es lo que me enseñaron y eso es lo que se hacer, callar.

Dolor que no nos mata nos hace más fuerte, y de tanto contener el llanto, el sufrimiento y dolor… yo me pregunto, ¿hasta cuanto se puede endurecer uno y no romperse?, porque siento que hay grietas, pequeñas, imperceptibles que aún hoy se pueden ocultar con una sonrisa, pero a veces, en las noches oscuras, donde me posee el insomnio, oigo el crujir seco y profundo del corazón que amenaza con hacerse añicos por crecer ese maldito bicho que lo habita, insecto, bacteria, parásito o virus… y luego, ¿como se recompone de nuevo?.

 

 

Le dije a Gus, lo siento Cielo, no creo que pueda participar este jueves, no escribiría nada bonito, saldría algo mas bien gótico… pero él me dijo, (espero nadie se asuste de sus ya conocidos improperios): “escribe, no me toques los  cojones y escribe, de lo que quieras, pero escribe, por ejemplo, tengo un bicho en el corazón…”así que las reclamaciones al conductor de este jueves donde participan más amigos…

 

Publicado 16 junio, 2010 por Susurros de Tinta en ESTE JUEVES UN RELATO

Se que puedo…   13 comments

 
 

Y también podré con esto,

me digo mientras sigo subiendo

este oscuro acantilado

de piedras negras y agrietadas,

abajo el mar,

es un espejo gris

que refleja el color del metálico cielo,

los dedos me sangran,

llevo demasiado peso a cuestas

para mis débiles manos,

pero vuelvo a repetirme,

con esto también puedes,

el viento a ráfagas mueve mi pelo,

negro,

tanto o más que la roca,

arranca de mis ojos

lágrimas saladas que escuecen hasta la boca,

negros son también mis ojos,

y mis labios que ya no te nombran,

saborean la sal,

no la del mar,

si no la otra.

 

 

Publicado 14 junio, 2010 por Susurros de Tinta en DESALIENTO

Esa curva…   12 comments

 

Me pierdo en esa curva,

si, justo esa

que se forma al unirse

tu cuello y tu hombro,

morderte exactamente ahí,

líneas que encajan perfectas,

cóncavas y convexas

de tu curva y mi boca,

lugar donde la fragancia de tu cuerpo

se hace fuerte

para regalarse a mi sentido del olfato

que se pierde en respirarte,

embriagada de tu esencia me posees

antes de ponerme un dedo encima,

ni mirarme necesitas,

ni de tu voz hermosa y plácida,

ni de verme siquiera

que siempre me acerco

por detrás

para tomar de ti

la dosis de aire que me da vida,

por eso siempre me pierdo

en esa curva, si,

justo esa que se forma

al unirse tu cuello y tu hombro,

perdiendo en ella…

mi boca.

Publicado 10 junio, 2010 por Susurros de Tinta en SUSURROS

Este jueves un relato: ¿que deporte practicas?   9 comments

 

¿Qué deporte practico?, pues andamos bien, antes practicaba la levantada del cigarrillo y de la cervecita, pero ahora que lo he dejado que narices le cuento yo a esta gente, veamos, puedo decidirme por practicar alguno ahora, así llevaré mejor el mono, dicen que el deporte relaja, pensemos…

¿Hacer pompas de jabón y verlas volar o explotarlas es un deporte?.

¿Cuándo es deporte y cuándo juego?.

¿Quien decide eso?.

¿Hace falta que sea deporte olímpico para considerarlo deporte y no juego?…

Esto es muy complicado, porque la gimnasia rítmica es una disciplina, el ¡tenis de mesa!, el esgrima, pero y ¿el salto en cama elástica?, no es una disciplina, pero si lo quisieran añadir a los olímpicos a qué deporte pertenecería?, lo mismo lo podría reconocer el COI como tal, igual que hizo con la pelota vasca, ¿qué?, que no es lo mismo, pos vale, pero a mi me parece bastante más divertido, puede que por eso siga siendo solo un juego…

Pues que queréis que os diga, entonces no quiero hacer deporte, quiero seguir jugando a hacer pompas de jabón, a saltar en la cama a falta de cama elástica, a bailar hasta caer agotada en el sillón, a los médicos, jeje, eso si que es divertido!!!, al cielo voy, a corre que te pillo y mi favorito, a las guerras de cosquillas!!!.

Si, vale, me he ido del tema, pero es que eso del deporte no va con las sirenas, que nadar es una forma de trasladarse y correr es de cobardes, lo siento amigos, el que quiera, que se ponga en la cola de la consulta, ¡¡¡he dicho!!!, hoy hago yo de médico, se siente, me lo pedí prime, quien quiera jugar que juegue, ¿el deporte?, lo pensaré mañana…

Mis otros compañeros deportistas en casa de

Gus

 

 

Publicado 10 junio, 2010 por Susurros de Tinta en ESTE JUEVES UN RELATO